Gerona es una ciudad que nos encontramos en pleno centro del área urbana, a tan sólo 75 metros sobre el nivel del mar. Está atravesado por los magníficos ríos Ter, Guell, Orr y Galligans. Posee un clima idóneo, con unos veranos cuya máxima es de 30 ºC, y una mínima, en invierno, de 2 º. La humedad ronda el 75% a lo largo del año.

Poseen un casco histórico lleno de cosas por ver, como es el propio casco, que es le corazón de la ciudad romana de Gerunda, y donde encontramos el patrimonio artístico más importante de la ciudad, que está limitado por grandes lienzos de murallas, que podemos recorrer en los maravillosos Passeig Arqueologic y el Passeig de la Muralla. También, tenemos las casas de Oñaga, que son las casas colgadas sobre las aguas del río Orina -las fachadas han sido pintadas, según la paleta cromática ideada por Enric Ansesa y Jaume Faixó. También, debemos destacar la judería El Call -uno de los conjuntos medievales, de este tipo, mejor conservados de todo el continente europeo-. La antigua sinagoga, hoy centros de estudios, “Centro Bonasque C´a porta”, es de visita obligatoria. Por supuesto, no podemos dejar de mencionar la catedral de Gerona, en cuya plaza se encuentra la Casa Patarse, un precioso edificio renacentista, y la Pia Allaine. Pero, sin duda, es la catedral la que llama más la atención, construido durante los s. XI. XII, es una verdadera mezcla de estilos: renacentista, románico, barroco y gótico. En la misma plaza, tenemos la Casa de Ardicio y el Palacio Episcopal. No podemos dejar de visitar los baños árabes, con la torre Julia y Cornelia. O, la rambla de la libertad, en la zona antigua de la ciudad, de la época barroca y octocentista. Es el lugar más recorrido de toda la ciudad. Su nombre, la Rambla de la libertad, proviene del árbol de la libertad que se plantó, en el lugar, durante el histórico sexenio democrático. Hoy en día, es el punto de entrada hacia el Barrio Antiguo, para la mayor parte de los turistas, que llegan a la ciudad. Por supuesto, no podemos dejar pasar por alto la planta de la independencia, que se encuentra en el Barrio de Mercadol, en pleno centro de la ciudad. La plaza se levantó en el lugar donde se situó el convento de San Agustín. Es una plaza de estilo ochocentista, rodeada de dos edificios neoclásicos, muy parecidos, y austeros. Sus paredes se levantaron en homenaje a los héroes que defendieron la ciudad, en los años 1808 y 1809, durante los asedios.

Entre los hoteles de esta ciudad, que sean económicos, tenemos el hotel Marna Villa Romano Resort; Hotel Gran Casino, Hotel Top Alexis